viernes, 8 de abril de 2011

“hogar de tres”



Formalmente hablando diría que un ménage à trois, para aquellas personas que no se familiarizan aun con el término es la traducción al francés de “hogar de tres”, un acuerdo entre tres personas para habitar y concebir relaciones sexuales bajo el mismo techo, pero si me conocen lo suficiente sabrán que odio las formalidades y con ellas cualquier acto de discreción que trate de disfrazar algo de lo que realmente es.





Un ménage à trois es mucho más que, como diría wikipedia  “una forma de cohabitación poliamorosa en la que cada uno de los miembros está románticamente involucrado con los otros dos”, un ménage à trois es otra experiencia de vida, otro renglón en la lista de cosas de hacer antes de morir si se quiere, no tiene que ser planeado y no es necesario firmar un acuerdo, las personas que han vivido o están viviendo dentro de un menage a trois,  saben que no se necesita un diagrama para ser parte de uno, de hecho podría asegurar que estas personas, encuentran en muy poca consciencia de cómo terminaron dentro de él.

No es una novedad, o una forma original de expresión, siglos de historia nos muestra que no somos los únicos capaces de disfrutar la vida y el sexo como nos plazca, ellos lo hicieron primero, pero nosotros fuimos capaces de desarrollar la actitud desinteresada por las consecuencias necesaria para que este tipo de experiencias no termine por consumir nuestras vidas sino lo contrario, que nosotros terminemos absorbiendo hasta la más mínima esencia  de ella. 


Aqui les dejo varias imagenes con varias de mis peliculas favoritas que se encuentran ménage à trois













Como todo, los ménage à trois también sufren un final inevitable, pero como toda gran obra, el final del mismo resulta absolutamente impredecible y trágico, lo hemos visto en películas como the dreamers de Bernardo Bertolucci, Vicky cristina Barcelona, y tu mama también, en fin, una lista interminable de ejemplos del porqué una relación entre tres no puede funcionar, pero no hay nada peor que dar por sentado algo que no hemos vivido nosotros mismos. tal vez demos con la fórmula para  hacer que funcione, solo podemos seguir intentando a ver que pasa.